Punto de vista

El TPP-11, un tratado en el que Atacama y Copiapó tienen mucho más que ver de lo que pensamos

Los sectores más proclives a la profundización de la globalización y el sistema neoliberal con su peor cara extractivista, han decidido darle un nuevo aire al tratado del TPP11. Lejos de ser algo que esté todos los días en la discusión de nuestras casas, debemos estar conscientes de que a Copiapó y Atacama este tratado no le da lo mismo. Claramente podría ayudar a intensificar la agenda de destrucción ambiental. 

Desde hace años se habla del TPP-11. Un tratado que ha sido criticado desde distintos sectores políticos y que en su argumento principal está la pérdida de soberanía del país. Este aspecto es fundamental si queremos encontrar nuestra propia ruta en el largo camino de un desarrollo más amigable con el medio ambiente y sus comunidades. ¿Por qué? Porque si se firma el TPP-11 ante una política pública que realice el Estado de Chile, una empresa importante del extranjero tendría facultades para poder manifestar su molestia y eventualmente demandar al país. 

En este sentido el TPP-11 es más que un tratado comercial que baja los aranceles. Es realmente la integración de una zona de mercado donde los países con más industrias tendrán más facilidades para sacar los recursos naturales de los países que tienen menos industria. Y es allí donde la forma de resolver las controversias quedará en un punto bastante desfavorable para los países más débiles en la política internacional, como el nuestro. 

¿Qué podemos hacer nosotros frente a Japón, Australia, Canadá o el mismo Estados Unidos? Por cierto cuatro países que tienen muchos negocios en Atacama ya, como lo son en el área de minería (Candelaria en el caso canadiense) o bien existe en el Valle de Copiapó una industria de monocultivo que apunta directamente a satisfacer el gusto por la uva de mesa de Estados Unidos en desmedro de las necesidades alimentarias de nuestra propia comunidad, me refiero al negocio de los parronales.  

Por eso no da lo mismo, la asimetría se va a acentuar. Hoy es necesario poder defenderse y creo que hay un aprovechamiento de la debilidad gubernamental en que están festinando los grupos más conservadores de nuestro país. Al mismo tiempo hay que exigir el compromiso del gobierno, pero por sobre todo del Congreso por determinadas causas, puntualmente el garantizar un medio ambiente que nos de la posibilidad de tener una buena calidad de vida. No se trata de estar en contra del mercado, el mercado siempre está, sino cómo vamos a obtener nuestros productos, en cualquier sistema, no se trata de eso. Aquí se trata de no entregar fácilmente lo que tenemos en nuestro poder como sociedad chilena, y en este caso atacameña. Territorio, naturaleza , comunidad y soberanía.  

Por Juan Manuel Cáceres, Concejal por Copiapó. 

Hacia un nuevo Chile

Un trabajo incesante y con desgaste personal de hombres y mujeres de todas las regiones, es el que desarrollaron los convencionales constituyentes en el país. El compromiso de un cambio

Leer más