Gases en colegios: Corte de Apelaciones ordena suspender actividades y gobierno coordina acciones

La Corte de Apelaciones de Copiapó emitió hoy –miércoles 13 de marzo- una orden de no innovar, a solicitud del Instituto de Derechos Humanos y ordenó la inmediata suspensión de actividades escolares en el Liceo El Palomar y la Escuela Las Brisas de la ciudad, ante la presencia de gas explosivo en las instalaciones de ambos establecimientos, según un informe emanado de la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

La resolución señala que esta decisión se adopta “teniendo presente que el informe evacuado por la Municipalidad de Copiapó no da cuenta de ninguna medida concreta adoptada a fin de subsanar de manera específica dicha problemática y considerando el principio precautorio y la necesidad de proteger eficazmente el derecho a la vida e integridad física y psíquica de las comunidades educativas afectadas”.

Añade que esto se mantendrá “hasta que la recurrida Ilustre Municipalidad de Copiapó acredite que tal situación ha sido superada y/o que no reviste una amenaza seria para quienes forman parte de dichas comunidades”.

Esta decisión se enmarca en la tramitación de un recurso de protección (causa rol 246-2018), el cual fue fallado por el tribunal de alzada en diciembre, que lo acogió parcialmente en cuanto a que estableció que las emanaciones en los establecimientos mencionados provenían de las cámaras desgrasadoras de los establecimientos educacionales, cuya mantención es de responsabilidad del municipio.

 

En ese fallo el tribunal de alzada ordenó proseguir con las medidas preventivas, correctivas y de coordinación de los procedimientos adoptados en la materia hasta la fecha “propendiendo a una reacción oportuna y eficaz para salvar los riesgos para la salud de las personas que acceden a los establecimientos educacionales aludidos en este recurso y cualquier otro que sea de su responsabilidad legal, evitando asimismo los daños al medioambiente y el acceso a un proceso educativo de carácter continuo”.

Asimismo, el tribunal de alzada ordenó continuar, a su costa, “con las obras que detalló en su informe a esta Corte (…), así como a cualquier otra obra material necesaria para terminar con la vigilancia sanitaria que existe a la fecha, en términos de solucionar definitivamente el problema asociado, esto es, minimizando el riesgo de intoxicación por gases, en especial el ácido sulfhídrico”.

El fallo establece que estos procesos deberán ser definidos y controlados por la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SSS), como ente fiscalizador y cumplirse por la Municipalidad de Copiapó en un plazo máximo de tres meses.

GOBIERNO REGIONAL 

Durante los últimos días se han producido emanaciones de gases en la Escuela Las Brisas, el Liceo El Palomar y la Escuela Jesús Fernández de la ciudad de Copiapó; tras estos acontecimientos, las autoridades regionales del Gobierno han estado preocupadas por coordinar acciones para brindar solución a los problemas que aquejan a los establecimientos educacionales, pese a que, en diciembre de 2018, la Corte de Apelaciones de Copiapó dictaminó que es tarea de la municipalidad tener la infraestructura sanitaria necesaria en el interior de los colegios y jardines infantiles para su correcta labor.

El Intendente (s) Manuel Corrales manifestó que “en la reunión que sostuvimos con las organizaciones de la mesa de emergencia por emanación de gases como la Onemi, Bomberos, la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la Seremia de Salud y de Educación tomamos diversas medidas de coordinación para reforzar, mediante un oficio a los directores de los establecimientos, los pasos a seguir para las activaciones de los protocolos que se realizan desde las escuelas y liceos a la central de bomberos y, posteriormente, al centro de alerta temprana de la Onemi quienes solicitan la concurrencia de todos los organismos para así poder atender la necesidad en dichas instituciones” agregando que “estoy en conversaciones con el alcalde para colaborar en lo que necesiten para brindar una solución ya que, según el último informe de la SISS los gases habían sido producto de la remanente que va quedando de leche que genera fermentación, por tanto, buscaremos otras alternativas a las que se pueda derivar este alimento”.

En esa línea, el Director Regional de la Onemi, Javier Sáez, explicó que “en las últimas emergencias y durante el 2018 lo que se ha detectado es la presencia de gas sulfhídrico que se genera por la descomposición de la materia orgánica y que queda contenida en las cámaras que están al interior de los establecimientos” así mismo Sáez hizo un llamado a la tranquilidad de la población “es importante destacar que la coordinación se ha estado haciendo y no existen riesgos, hasta ahora, por la concentración de gases que se ha detectado en los últimos episodios”.

Por su parte, el Seremi de Salud (s) Bastián Hermosilla dijo que “una vez que hay presencia de gases se paralizan las clases y al alumno se le traslada a una zona segura por lo que siempre, todas las acciones que hemos tomado como Gobierno, se basan en procurar que la salud de los estudiantes prime ante todo y, por lo mismo, esto no solo tiene que ver con los protocolos para reaccionar ante este tipo de eventos, sino que también debe haber medidas definitivas en materia de infraestructura por medio de la alcaldía de Copiapó para poder asegurar que estos episodios no se repitan”.

Cabe destacar que, en este sentido, en el caso del Liceo El Palomar se tomó la medida de suspender las clases, puesto que el lunes 11 de marzo también presentó una situación semejante.

Deja un comentario

error: Content is protected !!